Entorno Umbrella

RELATO DE UNA EMPRENDEDORA FRACASADA. CAPITULO 7: REPASO DE ERRORES.

Por 7 abril, 2015 febrero 14th, 2019 No Comments
En este capítulo vamos a repasar los errores que cometí a lo largo del proceso, los más graves y que probablemente si los hubiera tenido en cuenta o los hubiera solucionado a tiempo, me habrían quitado muchos dolores de cabeza.

1-     Motivación para emprender: Después de todo esto, me he preguntado muchas veces si el emprendedor nace o se hace. Pues bien, creo que aquí no tenemos cultura emprendedora, no nos enseñan a ser empresarios más allá de la parte meramente técnica y a mi forma de ver, supone también una actitud, una forma de pensar y una preparación “mental”, que no todos tenemos. En mi caso, como ya sabéis, la razón para emprender fue únicamente el encontrarme en situación de desempleo y tengo muy claro que en ese momento no estaba preparada para meterme en ese jaleo. Eso sí, como hay dos formas de aprender, una preparándose y otra por la experiencia (a golpes), ahora sí que estaría en condiciones de volver a embarcarme con las situaciones adecuadas.

2-     No formarme: Las prisas, las ganas de hacer algo ya, me llevaron a no tener ni idea de lo que hacía hasta que pasó el tiempo, y otra vez por la experiencia, al final conseguí saber a lo que me dedicaba. NUNCA volvería a contar con una franquicia. Seguro que en otros casos funciona mejor, pero en mi experiencia te da más disgustos que alegrías.  Aunque tardase un poco más, estudiaría, me informaría, etc… para poder entrar al negocio con los conocimientos necesarios y no a ciegas.

3-     No diversificar:  Aunque ya os comenté que estaba muy atada por la franquicia para poder realizar otras funciones o prestar otros servicios, tener una única fuente de ingresos, hacer sólo una cosa (a menos que sea algo que sólo tu hagas y por lo tanto no tengas competencia y te lleves todo el mercado), no es una buena opción. Hay que contar con varias líneas de negocio que te aseguren que si una está más floja, la otra te solucione el mes.

4-     No escuchar: Cabezona, cabezona y cabezona. ¿Por qué existen asesores profesionales de negocio? Porque no tenemos ni idea de lo que hacemos la mayoría de las veces. Mi orgullo no me dejaba ver lo que había aunque me lo estuvieran poniendo delante, con números, con datos, todo bien justificado. Peor error sin duda, no escuchar a quien me decía que no iba a salir bien. Está claro que cuando se abre algo, antes de poner dinero (que te deja con una mano delante y otra detrás), hay que realizar un buen estudio. En mi caso no se hizo. En este momento de mi vida, preferiría pagar por un buen asesoramiento (que es una mínima parte de tu inversión en el negocio) que me dijera la verdad, incluso que me ayude a buscar alternativas que sí fueran rentables, a perder todo de nuevo.

Por supuesto que éstos no son los únicos errores, tuve muchos más seguro, pero sí son los que supusieron el fracaso. Probablemente, detrás de cada emprendedor habrá otros distintos, aunque muchos de los negocios que fracasan, tienen como punto débil el 4.

En el próximo capítulo (el último ya), os cuento mi vida después del fracaso y qué podemos hacer para no caer en los agobios post-cierre.

Alicia Carrillo.
Juan José Villena

Juan José Villena

Nacido en Madrid, España, abogado de profesión, profesor universitario, especialista en estrategias jurídicas de viabilidad empresarial tanto para pequeños como medianos sistemas societarios.