Entorno Umbrella

NETWORKING, O LO QUE ANTES SE LLAMABA QUEDAR PARA HACER CONTACTOS

Por 11 enero, 2016 febrero 14th, 2019 No Comments
Me llama mucho la atención esa fiebre que nos ha entrado por el Networking. Todos queremos que nos inviten e ir a estos eventos donde nos juntamos, muchas veces los de siempre, para hacer contactos.

Y es que esto no es nuevo pero parece que lo han inventado hace poco. De toda la vida ha sido una reunión de empresarios para conocerse e intercambiarse tarjetas. Vamos, para dejarnos ver.

Quiero aclarar que está muy bien, no es que no sirva para nada, pero lo hacemos tremendamente mal, porque cuando llegamos allí y después de coger el café con el bollo que nos han prometido, entramos en un estado de tensión y carreras por repartir todas las tarjetas que llevamos y nos vamos con pena si no lo hemos conseguido.

Pues no, esta no es la actitud. Cuando acudes a un Networking, lo que quieres es que el resto de asistentes te presten atención y puedas exponer lo que haces.

Hay que asumir que no es una conferencia, por lo que tienes poco tiempo y lo debes aprovechar. Por ello, tienes que llevar la lección aprendida de casa. Piensa que en pocos minutos debes atraer la atención de tu interlocutor.

¿Qué errores cometemos en ese momento? Aquí tenéis algunos.

          Utilizar términos muy técnicos: Te va a quedar muy bonito el discurso, pero sólo si la persona con la que estás hablando te entiende, y lo más probable es que no, así que haz tu exposición de una manera sencilla que todo el mundo pueda descifrar.

 

          Contar lo que haces: Error, tu misión es exponer qué problemas solucionas y a quién.  De esta manera, generarás interés y probablemente te preguntarán como lo haces, y ahí podrás  ya comenzar a indagar.

 

          Centrar toda la atención en ti: Una vez que hayas iniciado una conversación y tengas el interés de tu interlocutor por lo que haces, intenta sonsacar toda la información sobre su negocio, para empezar a ofrecerle lo que necesita.

 

En definitiva, piensa que no vas de caza, no te vas a llevar probablemente ningún negocio cerrado, sino que vas a sembrar.

Esto implica que una vez que todo ha terminado, comienza la segunda fase del Networking , que es contactar con aquellos que piensas que pueden ser potenciales clientes, para ofrecerles soluciones concretas.

Dar y recibir tarjetas que van a terminar en la basura es una pérdida de tiempo y dinero. Si acudes a un Networking, asegúrate de que va a ser productivo, si no, mejor que dediques ese tiempo a otro tipo de labores.

Alicia Carrillo.

Juan José Villena

Juan José Villena

Nacido en Madrid, España, abogado de profesión, profesor universitario, especialista en estrategias jurídicas de viabilidad empresarial tanto para pequeños como medianos sistemas societarios.