Entorno Umbrella

esos bloqueos mentales que no te dejan avanzar

Por 12 junio, 2016 febrero 14th, 2019 No Comments
Cuántas veces, en el transcurso de tu trabajo, has dicho, ¡que agobio tengo, no puedo con todo y me bloqueo! Esto nos pasa tanto en épocas de mucho trabajo con muchos proyectos abiertos a la vez, como a la hora de retomar después de las Navidades por ejemplo, después de unos días relajados.

Pues bien, es lo más natural del mundo cuando queremos abarcar mil cosas a la vez y vemos que no avanzamos con ninguna de ella.

Muchos decimos “trabajo mejor bajo presión”, pero ojo, una cosa es tener muchas cosas que hacer y que te motive a realizarlo más rápido, y otra que nos produzca un estado de ansiedad y llegue el temido bloqueo.

Nuestra cabeza tiene un límite ante situaciones de este tipo y hay que frenar antes de llegar a él.

Además, piensa que no sólo te afecta a tu área profesional (no consigues terminar las cosas, tus clientes te notan que no puedes con todo, das la sensación de no estar agradecido/a por tener esas tareas, etc…), sino que también te influye en tu vida personal y por supuesto en tu salud (insomnio, mala alimentación, ansiedad, etc…).

Como no puedes permitirte eso, PARA UN MOMENTO, reflexiona y empieza a hacer las cosas bien. Hay algunas pautas que te ayudarán para que no mueras en el intento de satisfacer a tus clientes:

1-       Divide tus proyectos en tareas y esas tareas en minitareas. Ve paso por paso, porque si lo ves de una forma global no mides realmente el alcance ni el tiempo que te va a llevar realizarlo.

2-       Prioriza: Crea una lista. Tienes 30 cosas que hacer, pero seguro que hay unas con más urgencia que otras, aunque sea con un intervalo de tiempo de 30 minutos de diferencia.

3-       Plantéate no lo que tienes que hacer sino lo que tienes que terminar.

4-       Focaliza y dedícate sólo a esa tarea. Cierra las 80 aplicaciones que tienes abiertas, olvídate del correo y el móvil durante su realización. De hecho, en tu agenda, incluye un tiempo durante el día para esas tareas y el resto no caigas en la tentación de mirarlo porque te va a desconcentrar. Tardamos 20 minutos en estar realmente inmersos en el trabajo que tenemos que realizar, y con interrupciones no llegamos a concentrarnos nunca del todo. Olvídate de la multitarea. No eres un robot de 6 brazos.

5-       Empieza a decir NO a lo que creas que no puedes abarcar y por supuesto a lo que no te convenga. Es interesante que pienses donde quieres estar el año que viene, y valores si ese proyecto que te proponen te acerca a ese fin.

6-       Delega: Asume que no puedes con todo y que necesitas ayuda. Hay cosas que probablemente sólo puedes hacer tu, pero dentro de esas 30 cosas, una mano que te quite carga de trabajo será bienvenida.

Todas estas cosas te ayudarán a focalizar mejor y conseguir los objetivos marcados. Y lo más importante, dile a tu cabeza que SI PUEDE HACERLO. Si lo conseguías sin organizarte bien, imagínate cuando te plantees el trabajo de forma correcta.

No es fácil reeducarte, pero ¿qué pierdes por probar?

Alicia Carrillo

Juan José Villena

Juan José Villena

Nacido en Madrid, España, abogado de profesión, profesor universitario, especialista en estrategias jurídicas de viabilidad empresarial tanto para pequeños como medianos sistemas societarios.